Libertad, ahorro económico y tiempo, son una de las razones por las cuales todos deberíamos tener una motocicleta. Pero ¿cómo saber si tú también necesitas una?

Si ahora formas parte de una rutina de viajes en transporte público que te limita en flexibilidad de tiempo, accesibilidad a lugares a los cuales deseas ir o gastas más de lo que deberías. La respuesta es: sí, ¡necesitas una motocicleta!

El ahorro económico, es un importante motivo. El consumo de combustible de una moto es bastante inferior al de un auto, por lo que la diferencia del coste de realizar un mismo trayecto en un medio u otro es considerable.

Ahora ten en cuenta que desplazarse en moto es más rápido que en otro medio de transporte. Su diseño permite esquivar atascos vehiculares, y no sufrir estrés por el caótico tránsito de la ciudad.

En zona urbana, éstas pueden realizar el mismo trayecto en un 50% o un 70% menos de tiempo, según datos publicados por la Asociación Nacional de Empresas del Sector de 2 Ruedas, Anesdor.

Además, este estudio recalca que las motocicletas “son los vehículos alternativos que mejor se adaptan a la movilidad urbana”. Lo que te permite organizar tu tiempo a tu gusto.

Otro aspecto importante, y que no muchos toman en cuenta, es la reducción de contaminación ambiental al usar motocicletas. La contaminación producida por las motos es inferior, de hecho sólo el 1% del CO2 generado por el transporte proviene de estos vehículos.

Existen posibilidades de hasta 0% de contaminación con las innovadoras motos eléctricas, las cuales son recargables con energía eléctrica, así como lo haces con tu celular.

Los modelos y diseños son incontables, puedes escoger la que mejor se adapte a tu estilo de vida y a tu personalidad. Es tiempo de que encuentres a tu compañera de viajes y empieces a disfrutar de la verdadera libertad.